5/5 - (3 votes)

Si viajas a Tailandia, seguramente te llamarĆ” la atenciĆ³n, una especie de casitas que hay
en las entradas de las viviendas y negocios, con pequeƱas figuritas dentro y ofrendas fuera. Las verƔs por todos los lados.
Son las llamadas Casas de los EspĆ­ritus, SAN PHRA PHUM, pero no de los espĆ­ritus de gente fallecida, sino deidades, seres sobrenaturales o naturaleza propia de los dioses, a los que se les rinde culto.

Esta tradiciĆ³n viene de antiguo, cuando el animismo (adoraciĆ³n a los espĆ­ritus) era la
religiĆ³n que se practicaba. Cuando llegĆ³ el budismo, Ć©ste se desarrollĆ³ junto a la antigua religiĆ³n. Hoy en dĆ­a muchas de las creencias animistas estĆ”n interrelacionadas con el budismo y una de ellas es La Casa de los EspĆ­ritus.

El propĆ³sito de estas casas es apaciguar a los espĆ­ritus que han sido desplazados por la
construcciĆ³n de esta tierra y asegurar bendiciones al propietario y su familia. La casa puede ser temporal o permanente, de hormigĆ³n, de ladrillo o de madera.

Dentro de la casa, en el centro, se suelen colocar estatuas y pequeƱas figuras. Fuera,
podemos ver comida, bebida, incienso,etc que el dueƱo ofrece por lo menos una vez al dĆ­a. TambiĆ©n debe informarles cada vez que sale de viaje o nacen niƱos en la familia. EstĆ”n adornadas con guirnaldas de flores y velas. Los diferentes objetos tienen la misiĆ³n de apaciguar a los espĆ­ritus y fuerzas sobrenaturales que puedan interferir en nuestra vida, para que nos favorezcan.

Creen que todo lo que uno necesita en su vida, tambiƩn lo necesita el espƭritu, por eso
tambiƩn les ponen figuritas de elefantes y caballos, que sirven para transportarlos, pequeƱas mascotas para hacerles compaƱƭa e incluso figuritas de bailarines, para que los entretengan.

Los tailandeses, tan devotos como supersticiosos, se cuidan mucho de no hacer enfadar
ni a sus espƭritus ni a los de sus vecinos, por lo que siempre que se presenta la oportunidad de agasajarlos, lo hacen, puesto que cuanto mƔs ofrendas reciba el espƭritu, mƔs contento estarƔ y, por lo tanto, mejor se portarƔ con ellos